Enseñando a aprender 

Mercedes Kamijo (en base a una historia real)

Silvana era una alumna de segundo grado a la que sus compañeros llamaban de manera despectiva "oreja de burro" y sus maestros,"tortuguita". ¿Por qué? Porque Silvana tenía problemas para memorizar las tablas de multiplicar, no comprendía los textos que leía y mucho menos podía memorizarlos.
Los docentes no dudaron en diagnosticarla con <b>trastornos de aprendizaje</b>. Pero a pesar de esas dificultades, los directivos de la escuela decidieron que aprobara los cursos y finalmente terminó la primaria. "Lo mejor es que Silvana <b>busque una salida laboral </b>y estudie algo sencillo como corte y confección o cocina", sentenciaron las maestras.
Frente a esto, ¿qué hicieron los padres de la niña?
La madre la envió a un curso de cocina que duraba solo dos meses.
Los padres decidieron enviarla a la secundaria.