Somos el espejo

Miguel Muñoz Martín

Somos el Espejo...
<b>Parte 1</b>
<b>_________________________________</b>
(sonidos nocturnos de ciudad)
...
En una oscura habitación el traqueteo de un tecleo descubre a la escúalida joven sentada frente a la luminosa pantalla.
...
Cuando ha terminado, y tras una pausa, la joven pulsa "enter", e invocando fuerzas ajenas a su voluntad echa a volar las flores de su cueva en honor al hombre que la espera.
____________________________
(Enviar)
_____________________________
Silbando se le entregan bajo un sobre virtual.
...
La incertidumbre que sostiene el simple hecho de la espera la sumerge en un leve temor.
Siempre ha tenido miedo al escribirle, pero siempre se lo ha ocultado. Son sus cicatrices, más que su forma de escribir, lo que a él podría llegar a asustarle.
Es por ello lo de la máscara, subterfugio de un siniestro cobertizo fantasmal.
...
Observar su máscara.
Viajar con el e-mail.
Observar a la chica.